diumenge, 29 de novembre de 2009

L'amic sàtrapa del rei



Aquesta setmana la notícia del divorci entre la Infanta Elena i Jaime de Marichalar ha acaparat l'espai reservat a la Casa Real en el lamentable món de la premsa del regne. Tot i això, la intervenció de Juan Carlos I en favor del consorci empresarial espanyol que opta a construir l'AVE en Aràbia Saudí, una de les darreres monarquies feudals del món (on els drets humans són un conte de fantasia), no ha estat comentat. Resulta que el rei, suposat garant de la democràcia postefranquista espanyola (segons el relat oficial dominant), és amic íntim de sàtrapes de la talla del rei Abdulà d'Aràbia Saudí.

dijous, 19 de novembre de 2009

El narco-Estado talibán


LORETTA NAPOLEONI 19/11/2009

Cinco soldados ingleses mueren en Afganistán a manos de un policía local a plena luz del día, a poca distancia de su cuartel. El asesino era un infiltrado a sueldo de los narco-talibanes, el nuevo Ejército informal afgano que está poniendo de rodillas al super-tecnológico Ejército estadounidense y a todos sus aliados. Se trata de un guión tristemente conocido, que se interpreta desde hace años al otro lado del mundo, en Colombia, donde la joint-venture entre los barones de la cocaína y las FARC ha convertido gran parte del país en un narco-archipiélago. Ni las intervenciones del Ejército, ni la forzada erradicación de los cultivos de coca, ni el uso de la diplomacia, ni hasta la concesión de una tajada del país -el Despeje- a las FARC a cambio del alto el fuego; ninguna de estas estrategias ha hecho mella en la industria de los narcóticos. La cocaína sigue siendo producida en Colombia y exportada y consumida entre nosotros. Sus ingresos compran políticos, armas y respeto, y consiguen así que quien cuente en el país no sea el Gobierno ni las fuerzas del orden, sino quien gestione el tráfico de narcóticos.

En Afganistán, como en Colombia, el riesgo es el de perder la guerra por falta de tácticas adecuadas, de estrategias ad hoc contra un enemigo sui géneris que se alimenta precisamente de nuestras debilidades: el consumo de droga. La industria de la heroína en el mundo genera 65.000 millones de dólares (más de 43.000 millones de euros) al año, equivalentes a 4.000 toneladas de opio, de los que casi el 60% son consumidos en Europa y Estados Unidos. Afganistán satisface el 90% de esta demanda y hace poco o nada para impedir que la heroína llegue a nuestras ciudades. Las fuerzas del orden afganas interceptan un modesto 2% del contrabando de narcóticos anual, frente al 20% de Colombia.

Es equivocado considerar a los talibanes como a un ejército de harapientos y terroristas; a ocho años de su derrota nos encontramos ante un nuevo enemigo, indudablemente astuto, que se ha enriquecido entrando a formar parte de la industria de la droga, a la que está íntimamente ligado. "Conoce a tu enemigo", decía Sun Tzu en El arte de la guerra: nosotros deberíamos guardar esa máxima como un tesoro. Las metamorfosis de los talibanes han modificado el significado de la guerra.

Es un error luchar sólo para evitar que Al Qaeda vuelva a adiestrarse en Afganistán, no es ése el verdadero peligro para Occidente. Lo que hay que temer es más bien la consolidación de la autoridad de los talibanes en un narco-Estado, un fenómeno que haría gravitar la producción y la exportación de opio con consecuencias desastrosas entre nosotros. El crimen organizado no espera otra cosa para poder vender heroína y meta-anfetamina a precios accesibles por todos los rincones de las metrópolis occidentales.

Pensar que los talibanes vuelvan a hacer de lacayos de Osama Bin Laden es sencillamente absurdo y peligroso. Son ya la parte integrante de una economía, la de la heroína, que, según Naciones Unidas, desde 2006 en adelante, les ha generado entre 200 y 400 millones de dólares al año, cantidad suficiente para hacer frente a los ejércitos más potentes de la tierra.

Hoy día los secuaces del mulá Omar no combaten para proteger a Al Qaeda sino para defender la fuente de su repentina riqueza. El narcotráfico les ha suministrado la legitimidad económica que el régimen talibán nunca ha poseído. Hasta 2001, el ISI, los servicios secretos paquistaníes, pagaban los sueldos de la administración pública de Kandahar, dado que el Gobierno no se lo podía permitir. La balanza de pagos del régimen del mulá Omar era menos compleja que la cuenta de la compra: aparte de la modesta producción de opio, que los talibanes toleraban y tasaban, las entradas comprendían el arrendamiento de los campos de adiestramiento de Al Qaeda y las tasas del tráfico de contrabando. Entonces sí que se les podía definir como un ejército de harapientos. Hoy, sin embargo, la situación es bien diferente.

Un informe secreto del Pentágono citado por The Washington Post el pasado verano sostiene que los talibanes perciben un porcentaje por cada fase de producción de la droga, desde la siembra hasta la exportación de la heroína. Imponen tasas incluso sobre la importación de los agentes químicos requeridos para procesar en los laboratorios locales el opio en heroína. Lo hacen porque en realidad son ellos quienes han creado las condiciones para que esta industria se desarrollase. Y los cultivadores, los señores de la droga, los narcotraficantes y toda la nebulosa criminal que vive del narcotráfico en Asia Central son perfectamente conscientes de ello y les están agradecidos por ello. A ninguno se le ocurriría no pagar. Así es como el avance del Ejército de los talibanes ha removido todos los obstáculos al narcotráfico. El último informe de Naciones Unidas sobre la producción de opio habla precisamente de una correlación entre dicha producción y la reconquista territorial de los talibanes en Afganistán.

A diferencia de las FARC, que han quedado siempre al margen del narcotráfico, los talibanes ejercen una gran influencia sobre la industria del opio. Actúan como si ellos ya fueran el cártel de la heroína en Asia Central. Y muchos están convencidos de que esa ulterior metamorfosis está a la vuelta de la esquina. Desde 2006 han guiado la transformación del país de productor de opio a exportador de heroína. En opinión de los expertos de Naciones Unidas, con ese fin se han convertido en socios de negocios de segmentos del crimen organizado local. Esta joint-venture ha financiado la difusión de laboratorios para la producción de heroína en territorios controlados por ellos. Afganistán pronto exportará más heroína que opio. Indudablemente es ese el objetivo de los talibanes, desde el momento en que ganan más si tasan un producto terminado, la heroína, que tiene un valor añadido mayor que la amapola. Por no hablar de los impuestos que cargan a toda la industria que gravita en torno a la heroína. Se trata de una cifra de negocio que en 2007 sumaba 3.000 millones de dólares y que en los próximos años podría fácilmente duplicarse.

En ocho años, bajo el fuego de las fuerzas de la coalición, los talibanes han aprendido a servirse de la riqueza de su país, las plantaciones de amapola, para reconquistar los territorios que habían perdido a finales de 2001. Un balance marcadamente negativo para Occidente. Pero las similitudes con el comportamiento de las FARC en los años ochenta, de las que a duras penas los talibanes conocen la existencia, no terminan aquí. La presencia de esta potente industria del narcótico en Afganistán desestabiliza a los países limítrofes. Sirva de advertencia la experiencia de México, un país que no produce cocaína pero que se ha convertido en un punto neurálgico de distribución del tráfico de droga procedente de Colombia. El cártel colombiano ya sólo se limita a exportar a México, desde donde se embolsa sus ganancias. De repartir la cocaína por el mundo se ocupa la criminalidad mexicana.

Los narco-talibanes están desarrollando un modelo similar, ya que exportan cada vez más a los países limítrofes: Irán, Pakistán, Rusia y repúblicas de Asia Central, y se embolsan sus ganancias a través de las organizaciones criminales locales. La tendencia es la de transformar a esas naciones en grandes consumidores y dividirse el botín. En Rusia, por donde transita la mayor parte de la heroína destinada a Europa, se consumen ya entre 75 y 80 toneladas al año. Nos lo confirma el número de toxicodependientes y de seropositivos en estas regiones, que, naturalmente, está en claro aumento. Según fuentes de Moscú, cada año mueren más rusos por la droga (cerca de 400.000 personas) que durante la guerra en Afganistán en los años ochenta.

El narcotráfico financia también a otros grupos armados que se inspiran en los talibanes afganos; entre ellos son particularmente peligrosos los talibanes paquistaníes, bandas que tienen su base en Waziristán y que quieren derribar el Gobierno de Karachi.

Éste es el espeluznante escenario creado por la industria de la heroína en Afganistán. Para erradicar a los narco-guerreros afganos no bastan los ejércitos más potentes del mundo, sino que es necesaria una estrategia mundial para cortar la alianza entre terror y crimen, un vínculo que también entre nosotros se llama droga.

Loretta Napoleoni es economista italiana. Traducción de Juan Ramón Azaola.

Llegit ací.

diumenge, 15 de novembre de 2009

Postals valencianes lamentables


Una imatge, la del Curita i Rita Barberà, que val més que mil paraules. El poder de classe a la deriva... (però en Ferrari).

divendres, 13 de novembre de 2009

¿En qué gasta el dinero público el rey?


Reproduisc a continuació un article -d'eixos que no abunden en la premsa peninsular- signat per Ignacio Escolar (11-XI-09).

Hay dos zonas oscuras en los Presupuestos Generales del Estado, dos capítulos del gasto público cuyo detalle es un misterio para los ciudadanos. La primera es la partida destinada a los fondos reservados: 25,2 millones de euros, la mayoría en manos del Centro Nacional de Inteligencia. La segunda es la asignación de la Casa Real: 8,9 millones de euros incluso más secretos que las facturas del espionaje.

Hay una gran diferencia entre ambas partidas. El detalle de los fondos reservados no sale en el BOE, pero al menos está controlado por el Congreso, a través de reuniones a puerta cerrada de la Comisión de Gastos Reservados, donde está presente un diputado de cada partido. Pero del dinero de la Casa Real nada se sabe. El rey utiliza esos fondos libremente, tal y como le permite la Constitución, que sin embargo no dice que ese presupuesto deba ser secreto. Las cuentas del rey son un misterio incluso para el Congreso, que sólo se limita a decidir la cifra total sin saber cómo se gasta. Es el único dinero completamente opaco del presupuesto público.

Ayer, en el Congreso, ERC junto a otras fuerzas de izquierda, como IU-ICV, pidieron que las cuentas de la Casa Real estuvieran a disposición del Parlamento y que se hiciese público el patrimonio de la familia del rey, como sucede en otras monarquías europeas. La propuesta era razonable no sólo por una cuestión de transparencia: si es el Congreso quien vota los Presupuestos y decide la asignación de la Casa Real, ¿con qué criterio lo hace si desconoce en qué se gasta? Por supuesto, la enmienda fue rechazada con los votos del PSOE y del PP. El Tabú Primero de España sigue en pie.

[Més sobre euros i monarquia ací].

Coses que cal no oblidar


"Lo que hemos estado viendo en los últimos 40 años es la alianza de las clases dominantes del Norte y del Sur en contra de los intereses de las clases populares del Sur y del Norte".

Vicenç Navarro, en Público.

Foto: aliança de classes dominants del Nord i del Sud.

Ser valencià és cosa d'homes?


Lamentable article avui a Levante-EMV... Li pregunten a vuit "representantes de la Comunidad Valenciana de diferentes estamentos sociales" què significa ser valencià. Deixant de banda que la nòmina del que menys cobra de la llista de subjectes enquestats no és inferior a uns quants milers d'euros -"diferentes estamentos sociales"?- és significatiu observar que vuit dels vuit enquestats són homes. Ser valencià és cosa d'homes? No hi ha sociòlogues, economistes, editores, esportistes, actrius i cantants o empresàries valencianes?

Una mostra més de com la qüestió de gènere es redueix en el mediocre periodisme habitual al tractament informatiu de la violència de gènere (domèstica fins fa quatre dies).

dilluns, 9 de novembre de 2009

diumenge, 8 de novembre de 2009

Djamila [Dub Incorporation]

Gervasio Sánchez, premi nacional de fotografia


Gervasio Sánchez ha guanyat el Premi Nacional de Fotografia, una notícia exel·lent per al periodisme de qualitat. Ja vaig escriure la meua opinió sobre aquest magnífic fotoperiodista. No puc més que recomanar la lectura del seu discurs (que fou escandalosament silenciat!) durant l'entrega del Premi Ortega i Gasset i la visita al seu magnífic blog.


FOTO:
Hijos de desaparecidos en una olla común. Ayacucho (Perú), octubre de 1988.
Gervasio Sánchez.

La escobilla del vàter de 350 euros de Jaume Matas i el poder de classe


"La desaparición del discurso y del análisis de clases sociales es, en sí, un síntoma del enorme poder de las clases dominantes, las cuales promueven la percepción de que las clases sociales han desaparecido y que la lucha de clases es una categoría totalmente obsoleta, inservible para el entendimiento de nuestras realidades".
Vicenç Navarro.

No és una broma, Jaume Matas, ex president balear, tenia una escobilla de vàter valorada en 350 euros (que, per una altra banda, era allò més barat de la vivenda...). És part de l'inventari que la Guàrdia Civil va fer en el registre del palau de Matas, actualment en situació de semi exili judicial als Estats Units. El llarg affaire de Matas amb la justícia s'ha accelerat darrerament arran de les declaracions davant el jutje del cunyat de Matas, Fernando Arreal Montesinos, que també és gerent de PP balear, en el marc del Cas Palma Arena. Per si fóra poc el cunyat de Matas és també directiu de Bancaixa, colocat durant la època d'hegemonia de l'actual conseller de Telefònica, Eduardo Zaplana, en la política, les finances i la corrupció valenciana. El fet que un directiu de Bancaixa estiga imputat i declarant davant el jutje, mentre la Guàrdia Civil registra alguns dels seus domicilis familiars, no sembla importar a ningú al País Valencià. La vinculació de Bancaixa en diversos escàndols -Terra Mítica sense anar més lluny- ja és mera rutina. Un altre que està imputat i que va sentir el fred metàlic de les manilles sent detingut és José Luís Pepote Ballester, amic íntim del gendre del rei, Ignacio Urdangarín (que, per cert, ara és conseller de Telefònica, com Zaplana) i de la seua dona, la Infanta Cristina. D'aquesta relació no en parla ningú; el cognom Borbón està pel mig.

Foto: Matas i Camps (potser dos homes i un destí -la presó-?) en una foto d'EFE.

diumenge, 1 de novembre de 2009

El sistema segons Juan Cotino


Ahir milers i milers de persones vam acudir a la manifestació contra la corrupció que avui ha estat titllada pel membre supernumerari de l'Opus Dei Juan Cotino com a iniciativa de l'extrema esquerra. Cotino, un tipo amb una família que s'ha forrat a costa de la Generalitat Valenciana, acusava al PSPV-PSOE de vincular-se (assistiren alguns càrrecs públics d'aquest partit) a una iniciativa de l'extrema esquerra. Deixant de banda que el PSPV-PSOE hauria d'estar en plena insurrecció civil contra Camps (la qual cosa és una altra història), és molt interessant que el PP valencià acuse al principal partit de l'oposició de virar a l'extrema esquerra quan el que fa aquest partit és, simplement, manifestar-se contra la corrupció. D'aquesta manera el PP vol forçar a construir -o reforçar- certs pactes tàcits entre les classes dirigents, com per exemple el finançament dels partits. Manifestar-se contra la corrupció és radical quan -teòricament- hauria de ser un dels principals valors del sistema de representació parlamentària i de la tradició del liberalisme polític.

Hi ha una enorme massa monetària que circula en maletins i en caixes B de trames corruptes, moltes vegades triangulades al voltant de l'especulació inmobiliària, la política i els paradisos fiscals (i no sols, també entra la prostitució, el narcotràfic i una llarga llista d'activitats il·legals). Deixant de banda la suma enorme d'euros que la fiscalitat de l'Estat no recapta, és interessant observar el deplorable estat de l'accés a la informació pública a l'Estat espanyol. Un estudi de la fundació Open Society Justice Iniciative del 2005 situava a Espanya per darrere de Mèxic, Rumania o Armènia en matèria de lliure accés a la informació pública de les institucions de l'Estat. Juan Carlos Escudier ho explicava exelentment quan el govern espanyol va fer públics els béns i comptes dels seus membres: "Para los ciudadanos y para la higiene democrática del país sería más efectivo que se nos diera cuenta en tiempo real de la evolución de los bienes de nuestros servidores públicos, de manera que sepamos si el diputado que impulsa una ley que favorece a las empresas de telecomunicaciones tiene acciones de Telefónica, qué nuevo palacete sin baños se ha comprado Jaume Matas o quién es el generoso mecenas que regala a nuestro Rey el último modelo de Maserati. Esa información, permanentemente actualizada so pena de destitución fulminante o recriminación pública, es la mejor vacuna contra la corrupción".

El sistema asegura la corrupció. Si no, els paradisos fiscals serien ocupats militarment per l'OTAN i els contractes públics estarien, sense excepcions, penjats en Internet a disposició de tothom (i els inspectors d'Hisenda serien un malson per a les grans fortunes, i etc, etc.). Per això és interessant la reacció del PP a la manifestació d'ahir. Segons Cotino, criticar (i denunciar) la corrupció és radical (extremisme esquerrà). Té raó el membre de l'Opus Dei (una raó latent, involuntària): erradicar la corrupció, avui dia, suposa un canvi radical del sistema.

[Fotografia de Miguel Ángel Montesinos de Levante-EMV. La galeria completa, ací.]