diumenge, 28 de setembre de 2008

'El cazador de rojos'


A continuació un reportage molt interessant, firmat per Luís Gómez i publicat avui pel diari El País. En aquest blog vaig ressenyar la biografia d'un deixeble de la següent generació de policies franquistes, Manuel Ballesteros.


REPORTAJE: EL ESBIRRO DE FRANCO

El cazador de rojos

Pedro Urraca dirigió en Francia una red de agentes para perseguir a líderes republicanos huidos tras la Guerra Civil. Él fue quien detuvo y trasladó a Lluís Companys a España, donde fue fusilado. Su hoja de servicios será inaccesible para los historiadores hasta el año 2021


No fue un simple policía de la represión franquista. El agente Pedro Urraca Rendueles convirtió en una pesadilla el exilio de destacados dirigentes republicanos huidos a Francia después de la Guerra Civil. Con ayuda de la Gestapo, los hostigó, persiguió y terminó apresando. No se detuvo hasta detener al presidente de la Generalitat, Lluís Companys, y conducirlo a España para que fuera ejecutado tras un sumario consejo de guerra. La pista del agente Urraca se pierde a su regreso a España. Su historial posterior es un misterio que tardará al menos 13 años más en resolverse. Su hoja de servicios será inaccesible hasta el año 2021.

Su identidad tardó en ser conocida por aquellos historiadores que empezaron a investigar en las alcantarillas del franquismo. Nadie le molestó. Nadie llamó a su puerta. Nadie pudo interrogarle por su actuación en Francia tras la Guerra Civil. Un historiador llegó a localizar un teléfono a su nombre en una guía telefónica de Madrid en los años noventa, pero no llegó a marcar ese número. Ni siquiera en el archivo del Ministerio del Interior consta la fecha de su presunto fallecimiento (de seguir vivo tendría 104 años), un dato que no es anecdótico: la ley impide acceder a su historial hasta pasados 25 años de su muerte.

El historial policial de Urraca es todavía secreto. ¿Tiene algún sentido que la actuación de este personaje y de los policías a los que dirigió esté vetada al escrutinio de los historiadores? Es un ejemplo más de la memoria imperfecta de España. Este periódico intentó el acceso a su ficha personal, pero en aplicación de la ley, su expediente no será accesible hasta octubre de 2021, dado que el último documento (un reconocimiento de trienios) data de 1971 y han de pasar 50 años o 25 desde su muerte. Se jubiló en 1969. No consta fecha de su fallecimiento. Los datos más elocuentes sobre sus actividades están en los archivos franceses, entre ellos su condena a muerte en 1948 por el Gobierno democrático acusado de colaboración con los nazis y persecución de exiliados españoles. Urraca pudo sortear esa condena. Desde los años cincuenta ha sido un funcionario especialmente escurridizo.

¿De qué fue responsable? Pedro Urraca fue el personaje central de una red de policías que el régimen de Franco distribuyó por Francia tras la guerra para perseguir, y en algunos casos detener, a las principales autoridades de la República Española en el exilio. No fue una actividad secreta, sino una operación de represión en territorio extranjero en colaboración con la Gestapo y el régimen de Vichy. Existe documentación sobre el envío de agentes policiales, en diciembre de 1941, con destino a Marsella, Perpiñán y Toulouse para investigar y perseguir a "los jefes rojos". Paralela a esta operación policial fue la actividad de la Comisión de Recuperación de Bienes Españoles en el Extranjero, dirigida por el coronel Barroso, agregado militar en París. Esta red no se limitó a vigilar y perseguir a republicanos: se incautó de dinero, joyas y documentos en los domicilios donde residían los exiliados.

No hace mucho tiempo que se pudo verificar que fue Pedro Urraca el autor, el 13 de agosto de 1940, de la detención de Lluís Companys, presidente de la Generalitat durante la guerra. Fue también quien primero le interrogó en París y quien finalmente ejecutó su entrega en Irún a las autoridades españolas, que lo fusilaron semanas después (15 de octubre). El caso de Companys fue similar al de Julián Zugazagoitia (ministro de la Gobernación con Negrín, detenido en París, entregado y fusilado en Madrid). Detuvo e interrogó a decenas de personalidades relevantes de la República, como Manuel Portela Valladares (ex presidente del Consejo de Ministros), Josep Tarradellas, Juan Morata (subsecretario de Gobernación) o Mariano Ansó (ministro de Justicia). La lista de perseguidos es muy extensa.

También vigiló de cerca las actividades del presidente Manuel Azaña, a quien no pudo detener por las presiones que ejerció en aquel momento el Gobierno mexicano. Pero Azaña estuvo entre sus objetivos: le vigiló hasta el mismo día de su muerte (de hecho, fue quien informó a Madrid de su fallecimiento y entierro en Montauban, en una nota que se guarda en el Ministerio de Asuntos Exteriores). La red que dirigió este policía despojó de sus bienes y de documentos a muchos refugiados y trató de impedir que algunos de ellos pudieran embarcar a México (entre ellos, la viuda de Azaña).

Su nombre comenzó a salir a la luz en algunas memorias de refugiados españoles en Francia. Se trataba de referencias aisladas, carentes de apoyo documental. Posteriores investigaciones (las más importantes arrancan del año 2000) fueron colocando en su lugar a este personaje y documentando su actividad. Pedro Urraca no ha dejado de ser, aún hoy, un personaje un tanto enigmático, insuficientemente estudiado porque sigue siendo difícil el acceso a ciertos archivos españoles. El historiador Josep Benet lo cita de una forma expresa en su investigación sobre Lluís Companys como el policía que interviene en su detención y su posterior traslado a España, pero es en 2006 cuando el círculo se cierra con la tesis doctoral de Jordi Guixé Corominas (Diplomacia y represión: la persecución hispano-francesa del exilio republicano), que aún no tiene editor. Jordi Guixé, formado en la Universidad de La Sorbona, tuvo la oportunidad de investigar durante varios años en los archivos franceses. Y allí encontró, entre numerosos documentos, el informe elaborado por Pedro Urraca sobre el primer interrogatorio de Lluís Companys en la prisión parisiense de La Santé, cuya dirección correspondía a la Gestapo. Urraca fue no sólo quien le detuvo, sino quien le interrogó en primera instancia, quien le comunicó el funesto destino que le esperaba y quien le acompañó, junto con un oficial alemán, a la frontera con Irún.

¿Cómo era Pedro Urraca? ¿Cuál es el origen de este personaje? ¿Qué otras actividades realizó en Francia durante la guerra y con posterioridad? A falta de la documentación protegida, de Pedro Urraca Rendueles existe al menos una imagen fotográfica. La foto pertenece a una ficha del Ministerio de Exteriores. Es una pose de perfil; el rostro de un hombre de frente ancha, pelo corto cepillado hacia la nuca, mirada al frente y gesto relajado, seguro de sí mismo. En otros documentos consta su fecha de nacimiento (22 de febrero de 1904, en Valladolid). Están sin verificar datos anexos, como su trabajo en un banco antes de formar parte de la policía de la República, función que abandonó en fecha indeterminada para incorporarse al bando de Franco y trasladarse a Francia antes de acabar la guerra.

De sus funciones en Francia consta su cargo como "agregado policial" en la Embajada de España en París. Buena parte de sus actividades están documentadas; pero la pista se pierde, casi irremediablemente, meses antes de que Francia comience a ser liberada por los aliados. Es evidente que regresó a España (entre otras cuestiones, para evitar que se ejecutara su condena a muerte), pero se desconoce en qué otras actividades estuvo involucrado desde entonces. El historiador Jordi Guixé sospecha que trabajó en Bruselas para la Embajada española durante los años sesenta; también pudo documentar las gestiones realizadas, ya en 1974, para que el expediente de Urraca fuera incorporado a los beneficiarios de la ley de amnistía promulgada por el Gobierno francés el 6 de agosto de 1953. Un último documento aparece en los archivos franceses el 5 de noviembre de 1982 referente a la concesión de un permiso para entrar en Francia que no podía exceder de los tres meses de estancia.

"Las actuaciones de Urraca y otros agentes franquistas destinados a Francia han supuesto un escollo difícil de investigar", escribe Jordi Guixé en su tesis doctoral. "La documentación policial y secreta todavía está mal localizada (voluntaria o involuntariamente, dependiendo de los casos) en los archivos españoles. La identidad de represores y torturadores todavía nos es camuflada bajo leyes de protección, a falta de una regulación legal de los archivos españoles y una necesidad de democratizar los archivos de ministerios como Interior y Exteriores".

Un policía francés del régimen de Vichy describió a Pedro Urraca en un informe como "un policía de gran clase, lleno de habilidades e incisivo, que nos ha sido de gran utilidad". Alguna otra referencia personal sobre Urraca (ésta procedente de un exiliado español) le describe como una persona que "maltrataba" el francés. Sea como fuere, el policía en cuestión tampoco desaprovechó el tiempo para enriquecerse. Residía en París y se apropió del piso de su vecina, una mujer de origen judío que había escapado de las garras de la Gestapo. Urraca actuaba para la Gestapo con el alias de Unamuno. También actuó para el régimen de Vichy.

Este episodio consta en el expediente que determinó su condena a muerte en 1948. Otros españoles fueron igualmente condenados. ¿Quiénes? Quizá algunos colaboradores de Urraca: sus nombres están en los archivos policiales franceses.

El personaje ha salido a la luz. Fue un funcionario protegido durante décadas por el Estado español. Es posible que disfrutara de una cómoda jubilación. Nadie le molestó en su vejez. No ha estado obligado a escuchar preguntas incómodas. No parece justo que la España democrática deba esperar hasta 2021 para conocer respuestas sobre hechos sucedidos 80 años antes.

FOTO: única imagen conocida del agente Urraca (El País)

dijous, 25 de setembre de 2008

Franco, periodisme i deliri


Sóc una de les persones que pensa que la figura de Francisco Franco continua sent essencial per entendre moltes coses del present. A més em crea certa fascinació des que vaig llegir la magnífica biografia de Paul Preston. Evidentment els episodis i fets històrics delirants i psicotròpics són molts. En la pàgina 390 (edició de butxaca), Preston relata: "Durante Abril y Mayo de 1940, la serenidad de Franco también se vio irritada por las irritantes críticas del cardenal Segura. El gobernador civil de Sevilla envió al Generalísimo las notas tomadas en la catedral durante uno de los sermones del arzobispo. En el sermón proclamaba que, en la literatura clásica, los caudillos eran los "jefes de una banda de forajidos" y que, en los escritos de san Ignacio de Loyola, "caudillo" era sinónimo de "diablo". Unes págines més avant (p. 395) l'autor reprodueix una carta de Franco a Adolf Hitler: "Querido Führer: en el momento en que los ejércitos alemanes bajo su dirección están conduciendo la mayor batalla de la historia a un final victorioso, me gustaría expresarle mi admiración y entusiasmo y el de mi pueblo, que observa con profunda emoción el glorioso curso de una lucha que ellos consideran propia".

Com deia, la biografia de Franco narra moments memorables de la cultura casposofeixista del franquisme i de la mateixa personalitat del dictador, com ara dormir cada nit amb un braç podrit amb Carmen Polo. La Collares també és un personatge a tenir en compte. El cosí que exercia de conseller, Pacón, un altre. Però si una cosa reflexa la personalitat del subjecte en qüestió és la pel·lícula 'Raza', el guió del qual fou escrit per Franco. Vore aquesta infàmia cinematogràfica és un exercici freudià d'allò més divertit. El pare, que era un llibertí que abandonà la família accentuant així la cosmovisió ultraconservadora i fonamentalista de la mare, és retratat com un heroi que poc menys va salvar Espanya. El germà de Franco, insigne representant de la democràcia liberal, està representant com un aprofitat. En fi, és una pel·lícula burda però amb cert interés.

L'altre dia esperant a un amic que, de manera sitèmica, arriba tard a tota cita, vaig investigar les ofertes d'una llibreria del carrer de baix del Carme on vaig trobar els dos tomos del 'Pensamiento Político de Franco'. No vaig poder resistir preguntar el preu. 5 euros. Els vaig pagar. Editat dies després de la mort del dictador, ambdos llibres contenen parts memorables. Em dispose a reproduir una part genial. Va sobre periodisme.

"1133. Labor y servicio de la prensa a la paz española

Las palabras del presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa, señor Gómez Aparicio, dichas con su maestría habitual, han supuesto una lección de lo que es en realidad la Prensa y de lo que debe ser.
Yo agradezco esta oportunidad que me ofrecéis de poderos exponer mi reconocimiento por la labor desarrollada por la Prensa en todas las provincias de España y la colaboración tan grande que en estos treinta años habéis venido prestando al desarrollo de la Patria, así como la elevación de la profesión de periodista que paulatinamente ha venido haciéndose, hasta alcanzar el alto grado de reconocimiento social que hoy tiene.

Sois los soldados de la paz, así como la guardia permanente en la información, los que abrís las puertas al diálogo y a la crítica constructiva, con que buscáis y defenséis el bien común.


Por todo cuanto trabajáis por la elevación y la dignificación del periodista español, por la realización de vuestra misión en la forma más patriótica y más nacional, yo os lo agradezco sinceramente, porque con ello habéis puesto una vez más vuestra eficacia y vuestro corazón al servicio de España.


Muchas felicidades a toda la Prensa española y, al mismo tiempo, deseo de corazón que se eleve sobre su misión para servir al bien común en la forma en que viene haciéndolo, cada día más perfeccionada. (11/I/1967: Federación de Asociaciones de Prensa. -Palacio de El Pardo.- Madrid.)"

[pàg. 702-703]

Raza (1941)



Aquesta escena és memorable. L'afusellament amb la pintada de 'Viva Rusia' i la falç i el martell darrere... Quina sutilitat, quina originalitat...

Franco "caudillo de España", Paul Preston (ed. Debolsillo)

Pensamiento político de Franco. Antología, Tomos I y II (sistematización de textos y preámbulo de Agustín del Río Cisneros). Ediciones del Movimiento (1975)

Raza. Dirección: JOsé Luís Sáenz de Heredia. Guión: Francisco Franco. 1941.

dimecres, 24 de setembre de 2008

Carlos Fabra, amics i tentacles


Que la justícia en Espanya no és independent és un fet. Els antecedents són múltiples: GAL, el Cas Naseiro, el Cas Fabra actualment. Precisament avui es queixava Carlos Fabra que havia hagut d'assabentar-se que la policia investiga els seus comptes pels mitjans de comunicació -en aquest cas la Cadena Ser- i no pas a través del jutjat. Pobre Fabra... Argumenta que el seu cas està sota secret sumarial, però és evident que el seu cas no es perfila com un procés judicial més. Ni molt menys està envoltat de normalitat. Sobre aquest tema hi ha un post molt divertit i encertat a Malva Rosa Connection.

Però el que realment em preocupa en els darrers moviments del poder judicial és la representació valenciana en el nou Consell General del Poder Judicial (CGPJ). Pateix Fernando de Rosa algun tipus de retràs mental? És una pregunta que em faig, des del respecte i la seriositat més absoluts, cada cop que senc les seues declaracions i em fixe en la seua oratòria. De Rosa és qui va acollir a Francisco Camps a l'Aliança Popular, quan tots dos eren uns pipiolos de dreta de tota la vida (franquista, malgrat que es reclamen del liberalisme més democràtic). Després va començar la seua carrera judicial l'any 1984 de la mà de Juan Luís de la Rua, president del Tribunal Superior de Justícia i èsser ultraconservador (cal dir que, al País Valencià, els màxims òrgans de justícia a nivell autonòmic estan de sobra copats i controlats per la dreta). El perfil publicat en El País firmat per Lydia Garrido relatava: "[De Rosa] Apuesta por la rebaja de la edad penal a los 12 años, no comparte la idoneidad de los cursos para maltratadores, ha extendido las oficinas de ayuda a las víctimas del delito y es un convencido de la educación como solución a la delincuencia juvenil" (edat penal als dotze anys -dotze anys!- i educació com a solució a la delinqüència? És a dir, dotze anys per a educar i a partir d'ahí, qui es comporte mal, al trullo). Com a mostra de la seua independència, una anècdota: "Como consejero atacó a Ricard Cabedo, fiscal jefe de Valencia al que el PP quería someter a una comisión ante lo que consideraban una persecución injusta contra alcaldes por delitos relacionados con el ladrillo. Llegó a arrojar sobre él la sospecha de parcialidad por su matrimonio con la diputada socialista Juana Serna, razón suficiente para que no ocupara el cargo". També va titllar d'"extrema locura del gobierno" la Llei d'Igualtat. Ara aquest subjecte és vicepresident del CGPJ.

De fet el tema de Fernando de Rosa i Carlos Fabra ja ve de lluny. L'any 2005 el PSPV, en boca de la diputada Josefa Andrés, demanava explicacions a l'aleshores conseller de justícia, Miguel Peralta, sobre les vinculacions entre Fabra i De Rosa, aleshores secretari autonòmic de justícia. "Consideramos que el Consell debe aclarar, como responsable político, el tipo de conversaciones y la relación que hay entre el secretario autonómico de Justicia y el señor Fabra, imputado e investigado por la Agencia Tributaria", afirmava la diputada del PSOE-PSPV. I afegia: "hay que tener en cuenta que Fernando de Rosa es el actual secretario autonómico de Justicia y ex decano de los jueces -persona con importante relación y con situación orgánica actual de responsabilidad funcional superior jerárquico- y que Fabra es presidente de la Diputación, pero que está imputado por un delito fiscal y está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción para determinar el origen de sus ingresos, que son numerosos". Temps més tard, De Rosa es feia amb el càrrec de conseller de justícia de Peralta i, aquesta passada setmana, amb la vicepresidència del CGPJ. No és extrany que el seu amic Carlos Fabra declare, just ara que la policia es passeja pels bancs de Castelló exigint documentació sobre els seus comptes milionaris, no estar "nada nervioso". Els tentacles són llargs, els amics importants.

També observe que el que em relatava el ara ex vocal del CGPJ a proposta de CiU (i, darrerament columnista de Público), Alfons López Tena, no dista res de la realitat. Per una banda, el CGPJ és un òrgan enfocat, pensat, construit i utilitzat des de Madrid que no te en compte a eixes poblacions que voten opcions no nacionalistes espanyoles. Per una altra banda, el fenòmen dels vocals teledirigits, fa que els moviments siguen previsibles i que la pròpia existència del mateix òrgan quede cada cop més obsoleta.

Açò de Fabra i De Rosa ja són coses de la mafiocràcia que impera per ací.

Entrevista a Vilaweb.tv a A. López Tena:



Foto: Fernando de Rosa junt a Carlos Fabra

dilluns, 22 de setembre de 2008

Recuperar el socialisme democràtic


Reproduisc l'article d'opinió que publica l'edició d'avui de Levante-EMV signat per l'amic Ignacio Blanco.

Allende y Mandela

IGNACIO BLANCO*

Este pasado verano han coincidido dos conmemoraciones de significado simbolismo para la izquierda mundial: el 90 cumpleaños de Nelson Mandela y el centenario del nacimiento de Salvador Allende.

Ambos son recordados por los medios de comunicación de una manera parcial. En el caso de Mandela se rebaja su perfil político e ideológico, caracterizándolo sólo como la magnánima víctima de un encarcelamiento injusto, una suerte de Morgan Freeman en Cadena perpetua. Por ello se hace tanta insistencia en el símbolo de su paso por prisión, el número 46664 que le acompañó en Robben Island durante 27 años, pero se olvida cualquier arista de su personalidad y de su trayectoria que no sea digerible por el pensamiento dominante o que ponga en tela de juicio la actuación de los gobiernos que ahora le colman de premios pero antes fueron cómplices -por acción u omisión- del régimen racista sudafricano.

Hay que recordarlo. Mandela fue un luchador contra el apartheid que militó en el Congreso Nacional Africano, considerado «terrorista» en Estados Unidos hasta el 26 de junio de este mismo año. Y no es sólo el Mandela de antes de la cárcel el que evitan recordar los medios, también pasan de puntillas por su etapa de presidente de Sudáfrica, que unió a todo su pueblo en una reconciliación sin amnesia, con una Comisión de la Verdad como la que nunca se pudo poner en marcha en España después del franquismo. Ya septuagenario y convertido en un mito viviente de la paz entre blancos y negros, celebrado y reconocido por todos, Nelson Mandela no dejó de ser contundente en sus posicionamientos públicos, ya fuera denunciando el bloqueo norteamericano a Cuba o la pasividad de los poderes políticos y económicos mundiales frente a la epidemia del sida en África.

Por su parte, Salvador Allende encuentra el merecido reconocimiento como presidente democrático de Chile derrocado por un golpe militar hace ahora 35 años. Y, efectivamente, Allende fue un demócrata profundo, que se empeñó en respetar y hacer respetar los procedimientos constitucionales. Pero no fue ésa la razón -la sinrazón- del bombardeo del Palacio de la Moneda en que perdió honorablemente la vida. Si los poderes económicos, el estamento militar y el imperialismo se unieron para acabar con su gobierno fue por el proyecto revolucionario que no sólo proclamó, sino que puso en marcha desde su victoria como candidato de la Unidad Popular en septiembre de 1970.

Allende era un socialista auténtico, comprometido con las luchas antiimperialistas en todo el mundo, desde Cuba a Vietnam, que tenía claro que «no hay socialismo sin área de propiedad social». Consecuentemente, nacionalizó la banca y las grandes empresas multinacionales del cobre, el salitre y la electricidad, profundizó la reforma agraria y estimuló la participación de los trabajadores en la dirección de las empresas para poner el aparato productivo de Chile al servicio de su pueblo. Es este componente anticapitalista de la vía chilena al socialismo -como Allende no se cansaba de repetir, «en democracia, pluralismo y libertad»-, el que le hizo acreedor del odio de clase de quienes vieron amenazados sus privilegios y conspiraron desde el primer día para derrocarle, el que queda difuminado en muchos de los homenajes que se le rinden hoy en día. (Ver reivindicando a Allende a políticos que han votado a favor de la Directiva de retorno de inmigrantes en el Parlamento Europeo produce indignación y vergüenza ajena.)

Tenemos desde la izquierda la obligación y el derecho de reivindicar la memoria de ambos personajes históricos, pero sin almíbares, con toda su dimensión política, para que nos sirvan de referencia en nuestras luchas de hoy. Siendo hombres excepcionales y con un criterio personal influyente, Allende y Mandela mantuvieron siempre un sentido de disciplina militante hacia sus organizaciones -el Partido Socialista Chileno y el Congreso Nacional Africano--, conscientes de que su fuerza estaba en la fortaleza de los movimientos populares que lideraban. En el contexto de la guerra fría ambos fueron acusados permanentemente de comunistas y, aún no siéndolo, no renegaron de sus compañeros de lucha, sino reivindicaron con firmeza su alianza con el Partido Comunista (en palabras de Mandela, «el único grupo político de Sudáfrica dispuesto a tratar a los africanos como seres humanos e iguales»). Allende y Mandela no sólo quisieron dejar testimonio de su oposición a un sistema opresor e injusto, sino que se implicaron en la transformación real y concreta de su país con el objetivo de acabar con las desigualdades. Gobernaron, en suma.
Salvador Allende y Nelson Mandela, mártires a su pesar, son dos de los mitos laicos de la izquierda cuyo ejemplo hemos de seguir quienes seguimos aspirando a un cambio social, sabiendo que la realidad sobre la que actuamos no es ni el Chile de los 70 ni la Sudáfrica del apartheid, sino un capitalismo globalizado que genera beneficios astronómicos para unos pocos -en unos pocos países- asentado sobre la explotación de la mayoría.

*Secretario de comunicación de Esquerra Unida del País Valencià (EUPV)

diumenge, 21 de setembre de 2008

Lectures


Encete avui una sèrie de llistes de productes consumits per un servidor en els darrers mesos. Aquesta vegada van cómics i llibres de diversa índole i procedència. La majoria comprats, molts deixats, altres pillats en biblioteques i indrets similars. Alguns aconseguits en llibreries de vell (especialment una del Xino que visite darrerament en el carrer amb més prostitutes per metre quadrat de tota la ciutat). Alguns altres que m'han enviat per a ressenyar (un dels majors privilegis de criticar llibres: que no els has de pagar). I tots, en la seua diversitat, recomanables. La propera entrega serà el format audiovisual, especialment consumit de manera addictiva en els darrers mesos gràcies a l'accés lliure a la cultura (e-mule). Em referisc a la meua naixent videoteca ordenada per directors (a excepció dels documentals, amontonats caòticament i de l'animació). Però això serà un altre dia.

[* significa 'molt recomanable']
[** significa 'indispensable']


CÓMIC


*Cuatro manos
(tomo 1), Paco Ignacio Taibo II y Améziane (Norma editorial)

*Ernie Pike 1, Hugo Pratt y Héctor Oesterheld (Norma editorial)

Barrio lejano (tomo 1), Jiro Taniguchi (ed. Ponent Mon)

Congo Bill, Danijel Zezelj (ed. Mosquito)

La Cosa Nostra (un siglo de crimen organizado en NY) Primera época, David Chauvel, Erwan Le Saëc (Planeta de Agostini)

La Cosa Nostra (un siglo de crimen organizado en NY) Segunda época, David Chauvel, Erwan Le Saëc (Planeta de Agostini)

Torpedo (obra completa) volumen 1, Jordi Benet, E. S. Abulí (Glénat)

Tormenta sobre España (1936-1939) VVAA (Glénat)

Gorazde zona protegida (La guerra de Bosnia oriental, 1992-1995), Joe Sacco (Planeta)

El final de la guerra (reseñas biográficas de Bosnia, 1995-1996), Joe Sacco (Planeta)

El mediador, una historia de Sarajevo, Joe Sacco (Planeta)

Ciudad de cristal (novela gráfica adaptada por Paul Karasik y David Mazzucchelli), Paul Auster (Anagrama)

**Revolución, Milo Manara (Norma)

Djinn (1. La favorite), Dufaux i Miralles (édition spéciale, Dargaud)

ASSAIG

*Colombia, laboratorio de embrujos (democracia y terrorismo de Estado), Hernando Calvo Ospina (ed. Foca)

Manuel Marulanda, Tirofijo (Colombia: 40 años de lucha guerrillera), Arturo Alape (Ed. Txalaparta)

Días y noches de amor y guerra, Eduardo Galeano (alianza ed.)

*Guinea Equatorial, història en blanc i negre, Gustau Nerín (Empúries)

El largo siglo XX, Giovanni Arrighi (ed Akal, cuestiones de antagonismo)

El 2007 visto por los árabes (anuario de prensa árabe), Pedro Rojo (ed.) (Icaria)

Introducción a la sociología, Theodor W. Adorno (gedisa editorial)

*La muchacha del siglo pasado, Rossana Rossanda (ed. Foca)

**Vida y destino, Vassili Grossman (Galaxia Gutenberg)

Sobre Vida y destino, textos de Vassili Grossman, Tzvetan Todorov i Efim Etkind (Galaxia gutenberg)

*Estudios postcoloniales, ensayos fundamentales, AAVV (ed. Traficantes de Sueños)

Mi vida, Golda Meier (Plaza y Janés)

Chile, el cine contra el fascismo, Patricio Guzmán i Pedro Sempere (Fernando Torres editor)

Poemas de guerra y de paz, James R. Jump (Los libros del Rayo)
NARRATIVA I ALTRES

Haschisch, Walter Benjamin (Taurus)

Les paradis artificiels, Baudelaire.

*Yonqui, William S. Burroughs (Anagrama)

El almuerzo desnudo, William S. Burroughs (Anagrama)

El gaucho insufrible, Roberto Bolaño (Anagrama)

Putas asesinas, Roberto Bolaño (Anagrama)

Llamadas telefónicas, Roberto Bolaño (Anagrama)

**Els homes que no estimaven les dones, Stieg Larsson (Columna)

*Los perros de la guerra, Frederick Forsyth (Debolsillo)

El cuarto protocolo, Frederick Forsyth (El País, colección Bestsellers)

El manipulador, Frederick Forsyth (Debolsillo)

Cinco mujeres y media, Francisco González Ledesma (booket)

Josep Renau, arte y propaganda en guerra (Ministerio de Cultura)

Anys, oblits i silencis


Algunes pinzellades de la crònica demoledora de la ciutat de Francisco González Ledesma a la seua novela 'Cinco mujeres y media'.

"No, señora, se equivoca: para las tragedias no hay tiempo, porque en este país las tragedias siempre se repiten, nos vuelven a la boca y a veces se transforman en canciones sin autor, traídas por el viento. (...) Ahora bien, esa foto fue sacada de algún archivo, o tal vez copiada clandestinamente, y ha llegado a sus manos a través de los años, los olvidos y los silencios: nuestra historia está hecha de años, olvidos y silencios, señora, dígamelo a mi. Ahora somos tan felices que hemos conseguido que caliente a los turistas el sol que antes calentaba a los muertos, pero los rostros de los muertos siguen estando en los hijos de los muertos, señora, y por eso le he dicho que soy un sentimental pasado de moda que aún se fija en la gente de las calles".

"Méndez cabeceó lentamente. La ciudad oculta estaba allí, la Barcelona en la que nadie piensa, los periodistas olvidan y los alcaldes marginan, pero que sigue respirando".

"Méndez recorrió de nuevo la calle, vió que los de Sanidad precintaban el bar del que él había sido cliente, encontró una milagrosa librería de viejo, entró en ella, salió con más libros y menos dinero, y enfiló hacia el bar Poch, siguiendo la ruta de los poetas".

"Méndez seguía oyéndolas sin querer, aunque no las miraba porque tenía los ojos cerrados. Eran voces de mujeres seguramente solas, que no tenían ayuda o mantenían una casa, eran las voces de la España milagrera, la de los que no tienen una realidad, pero, eso si, tienen una esperanza".

Foto: F. González Ledesma.

dissabte, 20 de setembre de 2008

Javier Ortiz: un columnista contra mil


En el panorama periodístic peninsular no destaquen bons periodistes. Hi han excepcions: Rafa Cid, Xavier Vinader, etc. Però si hi ha un periodista pel qual senc molta admiració aquest és Javier Ortiz. Que el diari Público el tinga de columnista diari és un luxe (a vegades després de llegir el citat periòdic pense que només he pagat els 50 cèntims per la seua columna, i encara així paga la pena desembutxacar-los). I també és una excepció en l'agenda mediàtica oficial. Un exemple és la seua columna d'ahir titulada 'Prohibir la realidad'. És l'únic opinio maker que s'ha oposat a les il·legalitzacions de formacion spolítiques basques. Un columnista contra mil. Pasen y vean.

Prohibir la realidad
Javier Ortiz

Se declara contento el presidente del Gobierno porque, en aplicación de las últimas sentencias judiciales ilegalizadoras, dejará de haber miembros de la izquierda abertzale que estén presentes en las instituciones “representando a siglas” (sic) inaceptables.

En este caso me coinciden la objeción jurídica y la política.

Objeción jurídica: las actas que reciben los electos les son otorgadas a título personal, con independencia del partido al que pertenezcan (si es que pertenecen a alguno), de modo que su cargo no depende de la situación legal de ninguna organización política. Precisamente por eso pueden cambiar de bando o crear el suyo propio y seguir ocupando su escaño. Ilegalizados ANV y el PCTV-EHAK, quienes resultaron elegidos en sus listas seguirán ocupando sus cargos hasta la convocatoria de nuevas elecciones.

Objeción política: los electos no representan a siglas, sino a votantes. Los partidarios de la izquierda abertzale no asientan sus reales en un buen puñado de ayuntamientos de Euskal Herria y en el Parlamento de Vitoria porque tal o cual sigla esté inscrita en el registro del Ministerio del Interior, sino porque decenas de miles de ciudadanas y ciudadanos vascos los han respaldado con sus votos.

Y ahí está el fondo de la cuestión. Lo que el Estado español está haciendo a través de todos sus poderes, incluido el cuarto, no es sólo prohibir siglas, sino también tratar por todos los medios de dejar sin representación política a una parte de la sociedad vasca (cada vez más difícil de cuantificar, precisamente por las prohibiciones). ¿Qué demócrata puede felicitarse por haber contribuido a tapar la boca al 10%, al 12% o al 15% de una sociedad? Un refrán francés dice: “Chassez le naturel, il revient au galop”. Traducido a nuestro lenguaje coloquial: no te empeñes en negar la realidad; te volverá al instante.

El generalísimo Franco sacó un decreto por el que prohibió la lucha de clases. Como no le gustaba que existiera, decidió encarcelarla. Su actitud parece que no deja de hacer prosélitos. Siguen siendo muchos los que se empeñan en cambiar la vida por decreto.

Una curiosidad: a veces lo consiguen.

Foto: Javier Ortiz.

Roberto Bolaño en la nostra frontera (espanyola)


Ceuta i Melilla són alguns d'eixos indrets curiosos que compten amb un estatus certament fosc en la complicada geografia políticomilitar espanyola. Tota la polèmica sobre l'espanyolitat d'ambdues ciutats oculta eixe ambient de novela propi de l'univers narratiu i autobiogràfic de Roberto Bolaño -pense en el seu darrer llibre (per a mi el millor llibre que he llegit mai) 2666 (editorial Anagrama)- que inclou moviments migratoris, narcotràfic, màfies (para)policials, violència sexual patriarcal (tota violència sexual és patriarcal) i marginació mediàtica. Sens dubte un altre magnífic relat de la frontera i la migració en el nostre temps és la pel·lícula Babel del meu admirat Alejandro González Iñárritu, del qual em declare un fanàtic. No hem d'oblidar eixa imatge -eixa invitació a la bomba de la qual parlava Santiago Alba Rico- que Espanya ha colocat per reforçar la seua frontera sud contra la pobresa: una tanca infame que haguera estat una perfecta il·lustració masturbatòria per a criminals en sèrie com ara Ariel Sharon -el país d'aquest polític vegetal (o "semimort", com el nomena la premsa àrab amb el seu particular i genial estil característic) ja compta amb un mega mur vergonyós per a la humanitat- o George W. Bush (el país del qual prompte comptarà amb una mega tanca en la seua frontera mexicana, no menys vergonyós i deplorable). Cal no oblidar les pallises de la Guàrdia Civil als migrants que intentaven creuar la tanca de seguretat del govern progressista de Zapatero. Són els danys colaterals (bales de foc real contra migrants desarmats, i que visca l'Aliança de Civilitzacions!) de la utopia del lliure mercat i de la seguretat dels acomodats ciutadans occidentals. Els governs d'Aznar tampoc es van quedar curts.

Aquest matí llegisc en El País que importants caps policials espanyols han estat "agredits" en Beni Enzar, una localitat molt propera a la frontera espanyola per joves marroquins desesperats. Davant els insults de centenars de persones, els caps policials es van refugiar en una perruqueria autòctona per a després ser protegits per la policia del Regne de Marroc (una dictadura horrible amb la qual, per cert, la democràcia espanyola, s'enten d'allò més bé). Alguns dels màxims caps policials espanyols de la frontera refugiats en una perruqueria al Marroc per evitar ser linxats! És realment desesperant que Roberto Bolaño faltara en 2003. És una notícia que perfectament podria haver estat una de les pàgines dels seus llibres. Per cert, un detall sobre la notícia del diari de Prisa firmada per Ignacio Cembrero. El periodista escriu: "Para los jóvenes de Nador entrar en Melilla significa poder divertirse en locales de ocio en los que se consume alcohol, que no abundan en su país, y trapichear en la frontera. Introducen productos de contrabando en Marruecos y obtienen así fácilmente unos ingresos. Las exportaciones irregulares de Melilla al país vecino rondan los 500 millones de euros anuales, según la Delegación del Gobierno". "Para los jóvenes de Nador"... És a dir els tots els joves de Nador entren a Melilla a emborratxar-se i dedicar-se al trapi i al contraban... Ai, el codi deontològic i l'ètica periodística...

Mentira, de Manu Chao:



[ solo voy con mi pena
sola va mi condena
correr es mi destino
para burlar la ley
perdido en el corazon
de la grande babylon
me dicen el clandestino
por no llevar papel
pa una ciudad del norte
yo me fui a trabajar
mi vida la deje
entre ceuta y gibraltar
soy una raya en el mar
fantasma en la ciudad
mi vida va prohibida
dice la autoridad

solo voy con mi pena
sola va mi condena
correr es mi destino
por no llevar papel
perdido en el corazon
de la grande babylon
me dicen el clandestino
yo soy el quiebra ley

mano negra clandestina
peruano clandestino
africano clandestino
marijuana ilegal

solo voy con mi pena
sola ca mi condena
correr es mi destino
para burlar la ley
perdido en el corazon
de la grande babylon
me dicen el clandestino
por no llevar papel]

Foto: Roberto Bolaño (fotografia de Mathieu Bourgois, trobada ací)

diumenge, 7 de setembre de 2008

Banksy en Disneyland

Banksy en Disneyland



Banksy en museus



Banksy pintant el mur il·legal en Palestina

divendres, 5 de setembre de 2008

Hotel California [Bob Marley]

Consumo y compasión


La Calle del Medio (Cuba)

El 8 d'agost del 2007 set pescadors tunisians van rescatar 44 nàufrags de les aigües de la Mediterrània i els van conduir a l'illa de Lampedusa, Itàlia, a unes poques milles d'on es trobaven. Allí els salvadors van rebre el tracte que mereixien: van ser engarjolats i incomunicats durant 32 dies, i ara esperen el resultat d'un procés judicial que pot suposar-los penes de fins a 15 anys de presó per "afavoriment de la immigració clandestina". Les lleis de la mar i de la humanitat obliguen a socórrer l'altri ; les lleis de la UE prohibeixen i castiguen la compassió.

La veritat és que tampoc no cal prohibir-la. A finals del passat mes de juliol, una imatge terrible va donar la volta al món. Era la fotografia de dos banyistes italians, mig despullats sobre la sorra d'una platja napolitana, que menjaven i bevien plàcidament a pocs metres dels cadàvers de dos adolescents gitanes que havien mort ofegades a la vista de tothom sense que ningú no les socorrés. Així són les coses: als compassius se'ls envia a la presó, mentre que als indiferents se'ls recompensa amb menjar, beguda i tota mena de mercaderies barates.

Perquè no són la ignorància o la por allò que ens impedeix reaccionar davant del dolor d'altri; és que el dolor d'altri, d'una manera o d'una altra, ens produeix plaer. També a Itàlia, també a finals de juliol, centenars de visitants feien cua en un parc d'atraccions de Milà per a obtenir, a canvi d'un sol euro, el plaer barat d'una experiència extrema: un simulacre d'execució en què un maniquí molt realista es retorçava de dolor i fumejava encadenat a una cadira elèctrica. Mares i pares compartien contents l'espectacle amb els seus fills, i l'amo de la màquina exultava d'alegria mentre veia com augmentaven minut a minut els seus guanys. Es dirà que es tractava d'una simulació innocent i que en realitat ningú no hi moria fregit ; però la veritat és que l'espectador sentia que no era l'alleujament de què realment no hi hagués cap home a la cadira, sinó el plaer de què ho semblés. I per tant el desig inconscient de què ho fos o, com a mínim, la desil·lusió de què no ho fos.

A Iraq, els torturadors estatunitencs a la presó d'Abu-Ghraib es feien fotografiar ingènuament al costat de les seves víctimes iraquianes, imitant precisament els visitants de Disneylàndia (o de les Piràmides). Sabrina Hartmann, l'angel·lical sergent assassina, no feia res gaire diferent del que feien les mares i els nens de Milà. La seva puresa aterridora, frívolament turística, no expressa la maldat humana ni els horrors intemporals de la guerra; despulla més aviat l'infantilisme cruel d'una societat anomenada de "consum" en la que un no pot menjar xocolatines a Madrid sense reproduir l'esclavitud dels 284.000 nens esclaus que recullen cacao a l'Àfrica Occidental i en la que, alhora, la imatge d'una execucció o d'una escena de tortura produeixen el mateix plaer que una xocolatina. No hi ha cap diferència, o molt poca, entre els torturadors de l'Iraq i els visitants del parc d'atraccions de Milà ; i el fet de què les càmeres de suplici i els parcs temàtics són experiències trivials de consum capitalista, inscrites en un horitzó comú, ho demostra que els ocupants que han destruit Iraq aixecaran ara damunt de les seves runes, al centre de Bagdad, una filial de Disneylàndia per a què els fills dels torturats i desapareguts consumeixin o vegin consumir diversió manufacturada estatunitenca.

Si un s'hi fixa bé, la indiferència dels banyistes italians, amb els seus sanvitxos a la mà, és molt semblant a la dels que moren al Tercer Món d'inanició, sense res per a endur-se a la boca, desinteressats ja de tot allò que no sigui la seva pura supervivència biològica. La fam extrema i l'extrema abundància produeixen els mateixos símptomes: la necessitat del canibalisme i el menyspreu per tots els lligams humans. Per tal d'eliminar la compassió no calen lleis ni presons; després del fi de la segona guerra mundial, Europa i els EEUU es van dedicar —paradoxa capitalista— a alimentar la fam dels seus ciutadans, convertint tots els objectes en mercaderies ; és a dir, en coses de menjar que exciten, i no calmen, la gana. Cap etíop, cap haitià, no ha tingut mai tanta gana com un consumidor mitjà occidental: ens mengem no només el pa i la carn sinó també els cotxes, les rentadores, els telèfons mòbils, els cossos, els monuments, els paisatges, les imatges, a una velocitat que deixa fora tots els plaers que no tinguin res a veure amb la destrucció immediata (que és el que etimològicament vol dir la paraula "consum"). Aquest model ja és universal i modela els caps de tothom, fins i tot —o sobretot— dels que no poden accedir al mercat. Per a menjar-se un mango o un bistec cal destruir-los; per a estimar un cos, un nen, un quadre, un llibre, un arbre, cal conservar-los. A Espanya hi ha més telèfons mòbils que habitants, i els espanyols canvien de model cada sis mesos; cada sis mesos moren 200.000 congolesos mentre extreuen el coltan necessari per a fabricar-los. Però una mare triga nou mesos en gestar un nen; un enamorat triga anys en explorar el cos de l'estimada; un poeta triga dècades en gestar una metàfora; un poble triga segles en construir una història; i un déu qualsevol triga mil·lenis en construir un món. Destruir un mango amb les dents és molt agradable, sobretot quan es fa en companyia; però destruir en solitari —amb els ulls i amb una billetera— la roba, els electrodomèstics, les cases —cada cop més depressa, cada cop més depressa— no produeix plaer: produeix només gana. I la gana és incompatible amb la civilització.

Els soldats d'Abu-Ghraib es van formar no a l'exèrcit sinó a Disneylàndia; els banyistes de Nàpols i els visitants del parc de Milà es van formar no a la guerra sinó a la televisió i al centre comercial. Per tot plegat aquesta gent tan normal és tan perillosa.


Foto
:
Una pareja de bañistas observa indiferente el cadáver de un inmigrante ahogado tras el naufragio de su patera (JAVIER BAULUZ). ElPaís.com.

[Traducció de Joan Vecord, un gran individu]