dimecres, 19 de maig de 2010

Cuba i la UE


Y para hallar ese marco, ¿en qué está dispuesta Cuba a ceder y en qué le pide a Europa que ceda?

Yo no creo que la UE tenga que ceder en nada. No hay que ceder, sino encontrar terreno común, y este está en los principios del derecho internacional y en la carta de Naciones Unidas. Yo no le voy a pedir a la UE que enmiende el Tratado de Lisboa, que elimine la directiva de retorno, que me presente el resultado de las investigaciones de las ejecuciones extrajudiciales ni de otros crímenes terribles de determinados periodos en la historia europea. No pediré garantías de que no recibirán más vuelos secretos de la CIA, o que defiendan los derechos de los europeos en Guantánamo, o que oficiales europeos no participen en interrogatorios donde se practica la tortura. No le reclamaré ajustes dolorosos, no le pediré que renuncie a poner el peso de la crisis sobre los trabajadores ni que se abstenga de dedicar millones a salvar bancos y empresas envueltas en la especulación ni que deje de crecer en sus emisiones de dióxido de carbono. Porque entiendo que estos temas no deben ser parte de un acuerdo bilateral. Y tengo la esperanza de que la UE no pretenda pedir a Cuba que cambie su sistema político ni su ordenamiento porque son decisiones soberanas que pertenecen al pueblo cubano.

Entrevista al ministre d'exteriors cubà Bruno Rodríguez Parrilla en Público.